martes, 31 de mayo de 2016




Desesperación


El cierre de la frontera de Grecia con Macedonia desató la protesta entre los migrantes que se encontraban en el campamento griego de Idomeni a finales de marzo, donde debido a ello se concentraban más de 13.000 en condiciones infrahumanas. La desesperación ante ese obstáculo para proseguir viaje a Europa, llevó a un joven a quemarse a lo bonzo, tras haberse rociado con un líquido inflamable, que finalmente salvó la vida gracias a la ayuda de varios compañeros. Ese fue el incidente más grave en los disturbios protagonizados por medio centenar de personas ante esa situación de bloqueo. Grecia prevé desmantelar el campo de Idomeni a lo largo del mes de abril, según anunció su ministro de Inmigración, Yanis Mouzalas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario